Prostitutas la habana novelas sobre prostitutas

prostitutas la habana novelas sobre prostitutas

Debo decir que tenían razón: Soy un periodista frustrado. Elegí estudiar la carrera porque uno de mis modelos de ese tiempo, Hemingway, elogiaba la necesidad de ejercer el periodismo para consolidar el oficio de la escritura, y ya mi sueño era llegar a ser un gran escritor.

Asistí, como testigo de primera fila, al desastre constructivo, a las mentiras y a la manipulación informativa en torno a esas dos obras, fui censurado por querer decir la verdad, tuve problemas y encuentros desagradables con el poder que hoy no quiero recordar.

Y el día que un funcionario del Partido Comunista me dijo: Allí terminé de abrir los ojos. Muchas de ellas eran mis amigas y luego me contaban cosas. Así empecé a tener interés en contar aquello, escribir una novela sobre el tema. Pablo siempre ha sido así conmigo, como un padre, y aunque intentó prevenirme de lo que vendría, hice lo que casi siempre hacen los hijos con los padres: Y creo que esa falta de miedo se debe a que hubo algo de ingenuo en la escritura del libro: No pretendí criticar nada, simplemente llamar la atención sobre un fenómeno que me parecía preocupante y del cual, en esos años, nadie hablaba.

Las violaciones de todos mis derechos como ciudadano, que se impusieron a partir de la censura invisible que se decretó sobre el libro, fue algo posterior a su escritura.

Recuerdo también a cierto funcionario de mucho poder, que luego sería ministro de Turismo, criticando nuestro trabajo porque habíamos puesto una muchacha blanca en un anuncio publicitario. Luego pude entrevistar a personas que me dieron las pruebas de que, efectivamente, se utilizó la prostitución para atraer el turismo, aunque fuera de modo oportunista encubierto en estas campañas.

La jinetera no es despreciada ya, como en épocas anteriores se despreciaba a las prostitutas; ahora son figuras de éxito en una sociedad depauperada social, moral y económicamente. Y aunque algunos parecen olvidarlo, quiero precisar que el gran culpable de esa ceguera es el propio Fidel Castro. El primer intento de desmentido contra Habana-Babilonia-Jineteras fue ese: Apenas un año después, en primera plana del Granma, se reconocía oficialmente que el fenómeno se les había ido de las manos y que a Cuba habían entrado en esos años cantidades asombrosas de droga, algunas de las cuales pudieron ser detectadas y decomisadas.

Yo podría hacer otro libro sobre ese tema, y tendría que responder muchas preguntas que todavía no he podido responderme. Es la misma cuadra donde vive mi querido amigo, el escritor Pedro Juan Gutiérrez. Y no lo menciono por gusto. Y los que fueron presos eran mis vecinos. La pregunta que me hice entonces fue ésta: De los cinco que conocíamos solamente uno sigue preso.

Lo que me consta es que esos jefes, casualmente, eran informantes de la policía, y ya se sabe bien a quién responde la policía en Cuba. Y de aquí se desprende otra pregunta: Creo que esa es una de las asignaturas pendientes de la Revolución. Lo que me sorprende es que un hombre como él, supuestamente un genio de la estrategia social, haya pensado que un fenómeno del pensamiento social y el comportamiento social de tanta complejidad como el del racismo, se eliminaba así, con ponerlo en una ley.

O fue una ingenuidad o fue cinismo. Un simple estudio de la estructura de real poder político en la isla echa por tierra cualquier tesis sobre la igualdad del negro y la mujer en Cuba. Ese, como escritor, ha sido uno de mis temas preferidos: Pero esto lo maneja el Estado como un gran problema político que le ha creado el embargo o bloqueo.

He visto cómo, 15 años después de la caída del muro de Berlín, esos traumas de la conciencia social sobreviven en la población alemana que vivió en la antigua RDA en tiempos del comunismo. Es tan lamentable la pérdida moral que significa que alguien te diga que compra en el mercado negro la comida necesaria para mal alimentarse una buena parte del mes, como es lamentable y bochornoso la amoralidad que significa que los gobernantes le echen toda la culpa de esa situación al bloqueo que existe, nadie puede negarlo y no a su falta de gestión y a la negativa de fomentar facilidades para que la industria nacional y la iniciativa privada ayuden a paliar la crisis.

Pero no se puede olvidar algo: No justifico nada, pero la corrupción social que hoy existe en Cuba, a todos los niveles, es una prueba de esa teoría biológica que explica cómo el ser vivo lucha, bajo cualquier condición, por la conservación de la especie.

Todo forma parte de esos cambios en la conciencia social de los que te hablaba antes. El jineterismo y otros males de la Cuba actual , efectivamente, encuentran su caldo de cultivo en el rompimiento de la familia como célula social, en la pérdida de esa moral y esa cívica que caracterizaba a la sociedad cubana antes de la Revolución del 59, pero también en el impacto que en materia de pensamiento y conciencia social significó la implementación de una sociedad totalitaria con todo lo que esa sociedad trae de populismo, ateísmo y fascismo.

Y, es obvio, tampoco hay que olvidar el impacto de la depauperación económica. Todo eso puede responderse con otra pregunta: Siempre que toco este tema empiezo por hacer una pregunta: Estadísticamente eso quiere decir que 2.

En mis estudios, en los cuales también hice un fuerte trabajo con la estadística, obtuve un resultado preocupante: Hay prostitución infantil visto desde esa perspectiva, y lamentablemente, algunos cerebros enfermos propician la prostitución infantil de niños, aunque en mucha menor escala. Para ser honesto, debo decir que la mayoría de los intelectuales cubanos se han hecho eco y han manifestado su preocupación ante esos problemas, ante la pérdida de valores, ante los cambios que se estaban produciendo en la conciencia social del cubano.

He sido testigo de ello. Pero hasta para eso el gobierno tiene una solución: Por eso ese pensamiento intelectual sobre esos fenómenos se ha quedado en la nada, en la invisibilidad. Sería injusto no mencionar, dentro de ese movimiento del pensamiento social cubano de hoy, los espacios ganados por o cedidos a las revistas Temas y Criterios, en las que se ha publicado mucho de lo mejor que sobre estos asuntos la corrupción, el racismo, la discriminación, la marginalidad, etc.

Pero sucede lo mismo: Yo escribo de esos males, no para criticar; escribo de eso porque vivo en esos barrios y sufro esas cosas, y como soy un escritor realista no puedo escribir de otro modo. Pero creo que la intelectualidad cubana, por cobardía, conveniencia o fidelidad a la Revolución, ha perdido su protagonismo como generador y motor del pensamiento social de la isla. Cada una de esas preguntas merecería un ensayo bien enjundioso, de modo que intentaré sintetizar: Incluso un hombre muy cercano a él en los primeros tiempos, tomando café en mi casa de La Habana, me dijo que la decisión de aliarse a la URSS no había sido forzada por Estados Unidos como muchos pensaban.

Luego, si analizas la concentración del poder que tuvo en sus manos hasta hace unos meses, es infantil e ingenuo exculparlo. Como es ingenuo exculpar a Estados Unidos y a todas sus presidencias, que no han logrado establecer una política inteligente en relación con Cuba y han propiciado la permanencia de Fidel en el poder. Como, a pesar de estar amordazado, controlado y desinformado totalmente, tampoco se puede exculpar al pueblo cubano por su inopia y su mansedumbre medrosa, que a pesar de su inconformidad mayoritaria con la situación no ha logrado sacar fuerzas para sacudirse del yugo de Fidel y el totalitarismo.

El cubano hoy es un animal apolítico porque ninguno de los políticos que ha conocido les ha resuelto sus problemas. Ha sucedido así en todas las naciones que salieron de sistemas totalitarios: Lamentablemente, no lo veo cercano: De este tema me surgen varias preguntas, por ejemplo: Creo que todas las iglesias en Cuba se han dedicado, honestamente, a combatir esos fenómenos dentro de la hermandad cristiana por algo obvio: Algunas Iglesias se han atrevido a pronunciarse contra esos males y han llamado a los culpables por sus nombres, pero ya hablamos de eso en otra pregunta: Las Iglesias en Cuba no tienen ninguna voz, ninguna presencia, en los medios oficiales.

Y excepto algunas tímidas revistas de escasísimo alcance, todo su accionar queda dentro de las mismas Iglesias. Y el Gobierno cubano, lo ha demostrado, no le hace caso a ninguna de sus críticas. Es una forma de frenar, al menos un poco, el vaciado de cerebro que ha hecho el Gobierno cubano mediante la politización de la sociedad.

Me da mucha gracia cuando algunos ilusos piensan que el Gobierno ha priorizado a la religión afrocubana por encima de la Iglesia tradicional en Cuba: No se han dado cuenta de que todo responde a una estructura de poder: Al Papa se le escucha en todos lados y hasta se le hace caso ; los líderes internacionales de la Iglesia Protestante tienen influencias fuertes en muchos partidos políticos y naciones donde predomina ese credo; al jefe de la religión yoruba no me sé su nombre sencillamente nadie lo menciona, no existe.

Hace poco leí en una entrevista, en la revista Consenso, a un babalao cubano reconocer que se estaba imponiendo la corrupción dentro de quienes oficiaban en esos cultos de origen africano. Durante meses Santiago estuvo asolada por aquel miedo. Pero la banda cometió un pequeñísimo error: Dos días después los habían capturado a todos.

La moraleja es bien clara. Eso se mantiene a raya con un poco de control y el Gobierno sabe bien de esas cosas. Pero para frenar la prostitución, la delincuencia, el mercado negro, el influjo de la doble moral, hay que hacer cambios rotundos en la sociedad, pues no basta con recoger un poco de jineteras hoy, o de vendedores de droga: La prueba de que no estaban dispuestos a tolerar mi libro y mi presencia en Cuba es esa: Amir, ha sido una satisfacción haberte entrevistado.

Asimismo agradezco la atención que le has prestado a esta entrevista, y el hecho de que con ella se pueda constatar ese alto grado de humanismo que emana de tus respuestas tan transparentes y esclarecedoras. En fin, te damos las gracias por todo el tiempo que nos has concedido, y que es precioso. Trata de personas y abuso sexual en Cuba: No dormirnos en cómodos laureles. Varios chulos o proxenetas que obligaron a las prostitutas a darles dinero, en algunos casos bajo intimidación, amenazas y violencia; una mujer que permitió que dos hombres, uno de ellos anciano, toqueteara a su hija de diez años a cambio de regalos; otra madre y un padrastro que hicieron algo similar con una niña de once; un profesor de un instituto politécnico que prostituyó a una menor y tenía relaciones íntimas con varias alumnas, a quienes filmaba y chantajeaba para tuvieran sexo con extranjeros….

La propia aseveración del informe contradice ese planteamiento cuando explica que, en los casos de prostitución infantil, predomina el sexo femenino y una edad promedio de 15 años. Por el contrario, muchas veces, incluso desde instituciones estatales especializadas como el Centro Nacional de Educación Sexual Cenesex , han trascendido las insatisfacciones por la manera en que se abordan tales asuntos en las distintas enseñanzas.

Para ello sólo hay que ir a la puerta de cualquier discoteca o centro recreativo nocturno, donde con demasiada frecuencia es posible ver a jóvenes casi adolescentes en compañía de extranjeros.

En el informe recientemente presentado también llaman la atención otras carencias y anacronismos de la legislación penal vigente en Cuba, los cuales, al parecer, no parece que estén en la cartera de las modificaciones, a pesar de las sugerencias de activistas y expertos.

No hablemos ya de contemplar, como hasta ahora, en el Código Penal, no sólo las figuras del proxenetismo y la trata de personas para sancionar a quienes obtengan beneficios de la prostitución, sino también incluir la penalización al cliente que estimula ese mercado sexual. Me refiero incluso a aspectos tal vez menos difíciles de resolver. Por ejemplo, al destacar la mayor severidad del marco sancionador cuando hay actos ilícitos que involucran a niñas y niños o éstos sufren abuso sexual o de otra índole, el documento enumera entre los delitos la violación y la pederastia con violencia, que es en esencia la misma conducta criminal, pero que de acuerdo con la legislación vigente recibe diferente tratamiento si la víctima es hembra o varón.

Un remanente machista que al parecer los juristas no tienen mucha prisa en enmendar. Cuba no promueve oficialmente la prostitución en general, y mucho menos la infantil, sin embargo, su enfoque al respecto es hipócrita y mal intencionado. El hecho de que extranjeros mantienen relaciones sexuales con niñas cubanas no es una noticia nueva.

Durante años se vienen señalando denuncias en este sentido, y el gobierno cubano ha hecho poco —por no decir nada— para evitar que ello ocurra. Un destino relativamente barato y donde se viajaba con el objetivo de conocer una nación singular y alejada de la sociedad de consumo en que se han criado estos visitantes internacionales: Sin embargo, esta realidad no solo tiene que ver con los canadienses. Viene ocurriendo desde hace años. Niñas en Cuba, prostitutas en Londres.

Un vídeo de las niñas jugando y comiendo durante un cumpleaños. Las sucias claves del poder. Corrupción policial y militar en Cuba, del cual hay un fragmento disponible para su descarga en Cuba Underground. Amir Valle Santiago de Cuba, Habana Babiblonia o Prostitutas en Cuba. La reciente edición de su obra Jineteras por la Editorial Planeta, la próxima aparición de su nuevo libro Las sucias claves del poder. Corrupción policial y militar en Cuba, y su actitud honesta y abierta como escritor consecuente con su ética, son los temas que se abordan en esta entrevista.

En Habana-Babilonia o Prostitutas en Cuba usted escribió: Tras la reciente publicación de Jineteras surgen las preguntas: Eso supuso que el libro sufriera transformaciones.

Yo había presentado ese libro al Premio Casa de las Américas y allí sucedió algo vergonzoso de lo cual he prometido no hablar aunque fue bastante conocido en el mundo intelectual por esos días. Lo cierto es que después que el premio se declarara desierto alguien imagino que un trabajador de la Casa robó una de las tres copias que mandé al concurso, la fotocopió y la colocó en una enciclopedia de libros prohibidos en Cuba Antes que anochezca, de Reinaldo Arenas, La hora final de Fidel Castro, de Andrés Openheimer, y otros , y el libro comenzó a ser enviado de email a email de un modo que todavía hoy me resulta alucinante.

Me pareció tan perfecto el título que él mencionó que, a mi regreso a La Habana, decidí cambiarle el nombre. Desde entonces, y gracias a ese lector anónimo, este libro se llama Habana Babilonia o Prostitutas en Cuba. Como ves, se trata de un mismo libro, pero igual que el título cambió durante esos años, el contenido de aquella primera copia clandestina no tiene mucho que ver con la versión que considero definitiva y que fue presentada a la editorial Planeta, porque se trata de un libro que se fue construyendo poco a poco, profundizando, ampliando su alcance investigativo, respondiendo estrictamente a esa norma de la investigación periodística que dice: Su libro sobre la prostitución en Cuba es desgarrante.

Pero fue interesante, cuando pasó todo, descubrir que me había metido en lugares, en terrenos, en asuntos donde, si lo pensaba bien, ni siquiera pisaría de lejos. Creo que fue él quien puso de nuevo en mi camino a ese ser fabuloso y contradictorio que fue Susimil, convertida ya en una prostituta de poder, con muchas relaciones que me puso en las manos y que me abrieron muchas puertas. Por otro lado, el simple hecho de vivir en esos barrios marginales, de codearme como amigo con muchos de los protagonistas de mi libro, de que ellos me vieran como uno de los suyos, de los de abajo.

Te cuento, por ejemplo, que cuando mi hijo mayor tenía siete años, yo me llevaba a una docena de muchachos del barrio, de su edad, a jugar pelota al Parque Maceo. Yo inventaba medallas de chapas y trofeos pintados de poliespuma, y era muy lindo verlos allí.

Todos ellos crecieron con un gran cariño hacia mí. He sentido siempre ese cariño. Es una dura verdad. Algunos de ellos me ayudaron mucho porque saben que yo no iba a traicionarlos. Por eso se han quedado en la superficie. Porque no supieron respetar el destino al que han sido condenadas muchas de esas gentes a las que intentaron acercarse. Yo me les acerqué, no como el periodista que quería desnudar sus culpas; me les acerqué como ese mismo Amir Valle que en short y camiseta se las encontraba en el barrio cuando coincidían en la cola del agromercado; un tipo que sabía y sufría en carne propia una buena parte de las causas que la o s obligaron a tener que acudir a un medio de vida tan asqueroso.

En fin, a esa conjunción de cosas debo haber escrito este libro con esa profundidad. Habana-Babilonia fue un best-seller, digamos que irregular, en Cuba. La mayoría de sus lectores apreció en él, no sólo la realidad oculta, sino también la honra y valentía de un escritor joven, pero ya conocido.

Primero debo volver a un punto que decía: Un periodista de verdad sabe que uno no puede andar suponiendo cosas: Y yo necesitaba las pruebas. Porque encontré, ya a fines de , dos testimoniantes que me dieron esas pruebas, las que necesitaba.

Durante muchos a ños llevó a cabo una profunda investigación y una intensa labor periodística que le dieron suficiente conocimiento de causa para hablar sobre la prostitución en la isla.

Hoy sabemos que, como toda buena escritura, lo publicado fue apenas la punta visible de la información acumulada.

prostitutas la habana novelas sobre prostitutas

: Prostitutas la habana novelas sobre prostitutas

Prostitutas la habana novelas sobre prostitutas Se estima que unas 1. La prostitución en general —y en especial la que tiene que ver con menores— nunca ha sido ajena a estos vaivenes. La ciudad se mira desde el lente de una joven escritora que vive sola y desde su balcón descifra el sistema social donde subsiste. En Cuba el gobierno lleva décadas practicando una política de permitir en ocasiones y reprimir en otras. Todos ellos crecieron con un gran cariño hacia mí.
Prostitutas años futbolistas y prostitutas Prostitutas euros zaragoza prostitutas cornella
Prostitutas japonesas follando imagenes sobre el valor de una mujer Y siempre me sentí dichosa, de haber nacido entre tus brazos. Cuando uno viaja por la Autopista Nacional o por las Ocho Vías, sobre todo por las mañanas y las tardes, uno puede ver a las chupachupas. Entrevista a Amir Vallle. Y ya se sabe, si Ud. Prostitución en La Habana.
Prostitutas la habana novelas sobre prostitutas Prostitutas en arinaga prostitutas birmania
PROSTITUTAS CONTACTO PROSTITUTAS A DOMICILIO MALLORCA 675

Así empecé a tener interés en contar aquello, escribir una novela sobre el tema. Pablo siempre ha sido así conmigo, como un padre, y aunque intentó prevenirme de lo que vendría, hice lo que casi siempre hacen los hijos con los padres: Y creo que esa falta de miedo se debe a que hubo algo de ingenuo en la escritura del libro: No pretendí criticar nada, simplemente llamar la atención sobre un fenómeno que me parecía preocupante y del cual, en esos años, nadie hablaba.

Las violaciones de todos mis derechos como ciudadano, que se impusieron a partir de la censura invisible que se decretó sobre el libro, fue algo posterior a su escritura. Recuerdo también a cierto funcionario de mucho poder, que luego sería ministro de Turismo, criticando nuestro trabajo porque habíamos puesto una muchacha blanca en un anuncio publicitario. Luego pude entrevistar a personas que me dieron las pruebas de que, efectivamente, se utilizó la prostitución para atraer el turismo, aunque fuera de modo oportunista encubierto en estas campañas.

La jinetera no es despreciada ya, como en épocas anteriores se despreciaba a las prostitutas; ahora son figuras de éxito en una sociedad depauperada social, moral y económicamente. Y aunque algunos parecen olvidarlo, quiero precisar que el gran culpable de esa ceguera es el propio Fidel Castro. El primer intento de desmentido contra Habana-Babilonia-Jineteras fue ese: Apenas un año después, en primera plana del Granma, se reconocía oficialmente que el fenómeno se les había ido de las manos y que a Cuba habían entrado en esos años cantidades asombrosas de droga, algunas de las cuales pudieron ser detectadas y decomisadas.

Yo podría hacer otro libro sobre ese tema, y tendría que responder muchas preguntas que todavía no he podido responderme. Es la misma cuadra donde vive mi querido amigo, el escritor Pedro Juan Gutiérrez. Y no lo menciono por gusto. Y los que fueron presos eran mis vecinos. La pregunta que me hice entonces fue ésta: De los cinco que conocíamos solamente uno sigue preso. Lo que me consta es que esos jefes, casualmente, eran informantes de la policía, y ya se sabe bien a quién responde la policía en Cuba.

Y de aquí se desprende otra pregunta: Creo que esa es una de las asignaturas pendientes de la Revolución. Lo que me sorprende es que un hombre como él, supuestamente un genio de la estrategia social, haya pensado que un fenómeno del pensamiento social y el comportamiento social de tanta complejidad como el del racismo, se eliminaba así, con ponerlo en una ley.

O fue una ingenuidad o fue cinismo. Un simple estudio de la estructura de real poder político en la isla echa por tierra cualquier tesis sobre la igualdad del negro y la mujer en Cuba. Ese, como escritor, ha sido uno de mis temas preferidos: Pero esto lo maneja el Estado como un gran problema político que le ha creado el embargo o bloqueo.

He visto cómo, 15 años después de la caída del muro de Berlín, esos traumas de la conciencia social sobreviven en la población alemana que vivió en la antigua RDA en tiempos del comunismo. Es tan lamentable la pérdida moral que significa que alguien te diga que compra en el mercado negro la comida necesaria para mal alimentarse una buena parte del mes, como es lamentable y bochornoso la amoralidad que significa que los gobernantes le echen toda la culpa de esa situación al bloqueo que existe, nadie puede negarlo y no a su falta de gestión y a la negativa de fomentar facilidades para que la industria nacional y la iniciativa privada ayuden a paliar la crisis.

Pero no se puede olvidar algo: No justifico nada, pero la corrupción social que hoy existe en Cuba, a todos los niveles, es una prueba de esa teoría biológica que explica cómo el ser vivo lucha, bajo cualquier condición, por la conservación de la especie. Todo forma parte de esos cambios en la conciencia social de los que te hablaba antes.

El jineterismo y otros males de la Cuba actual , efectivamente, encuentran su caldo de cultivo en el rompimiento de la familia como célula social, en la pérdida de esa moral y esa cívica que caracterizaba a la sociedad cubana antes de la Revolución del 59, pero también en el impacto que en materia de pensamiento y conciencia social significó la implementación de una sociedad totalitaria con todo lo que esa sociedad trae de populismo, ateísmo y fascismo.

Y, es obvio, tampoco hay que olvidar el impacto de la depauperación económica. Todo eso puede responderse con otra pregunta: Siempre que toco este tema empiezo por hacer una pregunta: Estadísticamente eso quiere decir que 2. En mis estudios, en los cuales también hice un fuerte trabajo con la estadística, obtuve un resultado preocupante: Hay prostitución infantil visto desde esa perspectiva, y lamentablemente, algunos cerebros enfermos propician la prostitución infantil de niños, aunque en mucha menor escala.

Para ser honesto, debo decir que la mayoría de los intelectuales cubanos se han hecho eco y han manifestado su preocupación ante esos problemas, ante la pérdida de valores, ante los cambios que se estaban produciendo en la conciencia social del cubano. He sido testigo de ello. Pero hasta para eso el gobierno tiene una solución: Por eso ese pensamiento intelectual sobre esos fenómenos se ha quedado en la nada, en la invisibilidad. Sería injusto no mencionar, dentro de ese movimiento del pensamiento social cubano de hoy, los espacios ganados por o cedidos a las revistas Temas y Criterios, en las que se ha publicado mucho de lo mejor que sobre estos asuntos la corrupción, el racismo, la discriminación, la marginalidad, etc.

Pero sucede lo mismo: Yo escribo de esos males, no para criticar; escribo de eso porque vivo en esos barrios y sufro esas cosas, y como soy un escritor realista no puedo escribir de otro modo. Pero creo que la intelectualidad cubana, por cobardía, conveniencia o fidelidad a la Revolución, ha perdido su protagonismo como generador y motor del pensamiento social de la isla.

Cada una de esas preguntas merecería un ensayo bien enjundioso, de modo que intentaré sintetizar: Incluso un hombre muy cercano a él en los primeros tiempos, tomando café en mi casa de La Habana, me dijo que la decisión de aliarse a la URSS no había sido forzada por Estados Unidos como muchos pensaban.

Luego, si analizas la concentración del poder que tuvo en sus manos hasta hace unos meses, es infantil e ingenuo exculparlo. Como es ingenuo exculpar a Estados Unidos y a todas sus presidencias, que no han logrado establecer una política inteligente en relación con Cuba y han propiciado la permanencia de Fidel en el poder.

Como, a pesar de estar amordazado, controlado y desinformado totalmente, tampoco se puede exculpar al pueblo cubano por su inopia y su mansedumbre medrosa, que a pesar de su inconformidad mayoritaria con la situación no ha logrado sacar fuerzas para sacudirse del yugo de Fidel y el totalitarismo. El cubano hoy es un animal apolítico porque ninguno de los políticos que ha conocido les ha resuelto sus problemas.

Ha sucedido así en todas las naciones que salieron de sistemas totalitarios: Lamentablemente, no lo veo cercano: De este tema me surgen varias preguntas, por ejemplo: Creo que todas las iglesias en Cuba se han dedicado, honestamente, a combatir esos fenómenos dentro de la hermandad cristiana por algo obvio: Algunas Iglesias se han atrevido a pronunciarse contra esos males y han llamado a los culpables por sus nombres, pero ya hablamos de eso en otra pregunta: Las Iglesias en Cuba no tienen ninguna voz, ninguna presencia, en los medios oficiales.

Y excepto algunas tímidas revistas de escasísimo alcance, todo su accionar queda dentro de las mismas Iglesias. Y el Gobierno cubano, lo ha demostrado, no le hace caso a ninguna de sus críticas. Es una forma de frenar, al menos un poco, el vaciado de cerebro que ha hecho el Gobierno cubano mediante la politización de la sociedad.

Me da mucha gracia cuando algunos ilusos piensan que el Gobierno ha priorizado a la religión afrocubana por encima de la Iglesia tradicional en Cuba: No se han dado cuenta de que todo responde a una estructura de poder: Al Papa se le escucha en todos lados y hasta se le hace caso ; los líderes internacionales de la Iglesia Protestante tienen influencias fuertes en muchos partidos políticos y naciones donde predomina ese credo; al jefe de la religión yoruba no me sé su nombre sencillamente nadie lo menciona, no existe.

Hace poco leí en una entrevista, en la revista Consenso, a un babalao cubano reconocer que se estaba imponiendo la corrupción dentro de quienes oficiaban en esos cultos de origen africano. Durante meses Santiago estuvo asolada por aquel miedo. Pero la banda cometió un pequeñísimo error: Dos días después los habían capturado a todos. La moraleja es bien clara. Eso se mantiene a raya con un poco de control y el Gobierno sabe bien de esas cosas.

Pero para frenar la prostitución, la delincuencia, el mercado negro, el influjo de la doble moral, hay que hacer cambios rotundos en la sociedad, pues no basta con recoger un poco de jineteras hoy, o de vendedores de droga: La prueba de que no estaban dispuestos a tolerar mi libro y mi presencia en Cuba es esa: Amir, ha sido una satisfacción haberte entrevistado.

Asimismo agradezco la atención que le has prestado a esta entrevista, y el hecho de que con ella se pueda constatar ese alto grado de humanismo que emana de tus respuestas tan transparentes y esclarecedoras.

En fin, te damos las gracias por todo el tiempo que nos has concedido, y que es precioso. Trata de personas y abuso sexual en Cuba: No dormirnos en cómodos laureles. Varios chulos o proxenetas que obligaron a las prostitutas a darles dinero, en algunos casos bajo intimidación, amenazas y violencia; una mujer que permitió que dos hombres, uno de ellos anciano, toqueteara a su hija de diez años a cambio de regalos; otra madre y un padrastro que hicieron algo similar con una niña de once; un profesor de un instituto politécnico que prostituyó a una menor y tenía relaciones íntimas con varias alumnas, a quienes filmaba y chantajeaba para tuvieran sexo con extranjeros….

La propia aseveración del informe contradice ese planteamiento cuando explica que, en los casos de prostitución infantil, predomina el sexo femenino y una edad promedio de 15 años. Por el contrario, muchas veces, incluso desde instituciones estatales especializadas como el Centro Nacional de Educación Sexual Cenesex , han trascendido las insatisfacciones por la manera en que se abordan tales asuntos en las distintas enseñanzas. Para ello sólo hay que ir a la puerta de cualquier discoteca o centro recreativo nocturno, donde con demasiada frecuencia es posible ver a jóvenes casi adolescentes en compañía de extranjeros.

En el informe recientemente presentado también llaman la atención otras carencias y anacronismos de la legislación penal vigente en Cuba, los cuales, al parecer, no parece que estén en la cartera de las modificaciones, a pesar de las sugerencias de activistas y expertos. No hablemos ya de contemplar, como hasta ahora, en el Código Penal, no sólo las figuras del proxenetismo y la trata de personas para sancionar a quienes obtengan beneficios de la prostitución, sino también incluir la penalización al cliente que estimula ese mercado sexual.

Me refiero incluso a aspectos tal vez menos difíciles de resolver. Por ejemplo, al destacar la mayor severidad del marco sancionador cuando hay actos ilícitos que involucran a niñas y niños o éstos sufren abuso sexual o de otra índole, el documento enumera entre los delitos la violación y la pederastia con violencia, que es en esencia la misma conducta criminal, pero que de acuerdo con la legislación vigente recibe diferente tratamiento si la víctima es hembra o varón.

Un remanente machista que al parecer los juristas no tienen mucha prisa en enmendar. Cuba no promueve oficialmente la prostitución en general, y mucho menos la infantil, sin embargo, su enfoque al respecto es hipócrita y mal intencionado. El hecho de que extranjeros mantienen relaciones sexuales con niñas cubanas no es una noticia nueva. Durante años se vienen señalando denuncias en este sentido, y el gobierno cubano ha hecho poco —por no decir nada— para evitar que ello ocurra. Un destino relativamente barato y donde se viajaba con el objetivo de conocer una nación singular y alejada de la sociedad de consumo en que se han criado estos visitantes internacionales: Sin embargo, esta realidad no solo tiene que ver con los canadienses.

Viene ocurriendo desde hace años. Niñas en Cuba, prostitutas en Londres. Un vídeo de las niñas jugando y comiendo durante un cumpleaños.

Simplemente verlo y señalar las preferidas. Si no estaban satisfechos, escoger otra. La situación llevó a un juez, Peter Singer, de la división familiar, a instar al gobierno de que introduzca leyes que detengan el comercio internacional de mujeres y niñas.

Se estima que unas 1. Los reporteros del Sunday Mirror realizaron una investigación que los puso en contacto con Aktham Zuhair Salem Madanat, quien se encontraba en Gran Bretaña alegando ser un iraquí perseguido por Sadam Husein. Madanat era en realidad un jordano que confesó a los periodistas haber sido proxeneta en Miami, tener una casa en Cuba y residir durante diversos períodos en Inglaterra, a lo largo de nueve años.

Tiene nueve visas cubanas estampadas en su pasaporte y había viajado 13 veces a la Isla. En su nombre aparece asociado a un curso de técnicas narrativas que es ampliamente difundido por la televisión y la prensa nacionales en el marco del programa oficial Universidad para todos.

Y me place saber que Originalmente publicada en la revista Cuba Underground, en esta entrevista el escritor y periodista Amir Valle conversa sobre Habana Babilonia, la marginalidad y la corrupción en Cuba, su futuro como intelectual en la isla y su nuevo libro de próxima aparición: Las sucias claves del poder.

Corrupción policial y militar en Cuba, del cual hay un fragmento disponible para su descarga en Cuba Underground. Amir Valle Santiago de Cuba, Habana Babiblonia o Prostitutas en Cuba. La reciente edición de su obra Jineteras por la Editorial Planeta, la próxima aparición de su nuevo libro Las sucias claves del poder. Corrupción policial y militar en Cuba, y su actitud honesta y abierta como escritor consecuente con su ética, son los temas que se abordan en esta entrevista.

En Habana-Babilonia o Prostitutas en Cuba usted escribió: Tras la reciente publicación de Jineteras surgen las preguntas: Eso supuso que el libro sufriera transformaciones. Yo había presentado ese libro al Premio Casa de las Américas y allí sucedió algo vergonzoso de lo cual he prometido no hablar aunque fue bastante conocido en el mundo intelectual por esos días.

Lo cierto es que después que el premio se declarara desierto alguien imagino que un trabajador de la Casa robó una de las tres copias que mandé al concurso, la fotocopió y la colocó en una enciclopedia de libros prohibidos en Cuba Antes que anochezca, de Reinaldo Arenas, La hora final de Fidel Castro, de Andrés Openheimer, y otros , y el libro comenzó a ser enviado de email a email de un modo que todavía hoy me resulta alucinante.

Me pareció tan perfecto el título que él mencionó que, a mi regreso a La Habana, decidí cambiarle el nombre. Desde entonces, y gracias a ese lector anónimo, este libro se llama Habana Babilonia o Prostitutas en Cuba. Como ves, se trata de un mismo libro, pero igual que el título cambió durante esos años, el contenido de aquella primera copia clandestina no tiene mucho que ver con la versión que considero definitiva y que fue presentada a la editorial Planeta, porque se trata de un libro que se fue construyendo poco a poco, profundizando, ampliando su alcance investigativo, respondiendo estrictamente a esa norma de la investigación periodística que dice: Su libro sobre la prostitución en Cuba es desgarrante.

Pero fue interesante, cuando pasó todo, descubrir que me había metido en lugares, en terrenos, en asuntos donde, si lo pensaba bien, ni siquiera pisaría de lejos. Creo que fue él quien puso de nuevo en mi camino a ese ser fabuloso y contradictorio que fue Susimil, convertida ya en una prostituta de poder, con muchas relaciones que me puso en las manos y que me abrieron muchas puertas.

Por otro lado, el simple hecho de vivir en esos barrios marginales, de codearme como amigo con muchos de los protagonistas de mi libro, de que ellos me vieran como uno de los suyos, de los de abajo.

Te cuento, por ejemplo, que cuando mi hijo mayor tenía siete años, yo me llevaba a una docena de muchachos del barrio, de su edad, a jugar pelota al Parque Maceo.

Yo inventaba medallas de chapas y trofeos pintados de poliespuma, y era muy lindo verlos allí. Todos ellos crecieron con un gran cariño hacia mí. He sentido siempre ese cariño. Es una dura verdad. Algunos de ellos me ayudaron mucho porque saben que yo no iba a traicionarlos. Por eso se han quedado en la superficie. Porque no supieron respetar el destino al que han sido condenadas muchas de esas gentes a las que intentaron acercarse. Yo me les acerqué, no como el periodista que quería desnudar sus culpas; me les acerqué como ese mismo Amir Valle que en short y camiseta se las encontraba en el barrio cuando coincidían en la cola del agromercado; un tipo que sabía y sufría en carne propia una buena parte de las causas que la o s obligaron a tener que acudir a un medio de vida tan asqueroso.

En fin, a esa conjunción de cosas debo haber escrito este libro con esa profundidad. Habana-Babilonia fue un best-seller, digamos que irregular, en Cuba. La mayoría de sus lectores apreció en él, no sólo la realidad oculta, sino también la honra y valentía de un escritor joven, pero ya conocido. Primero debo volver a un punto que decía: Un periodista de verdad sabe que uno no puede andar suponiendo cosas: Y yo necesitaba las pruebas.

En su interés se presenta una sed de indagación, en grado bien objetivo, que incide en su manera de investigar, imaginar y escribir la realidad circundante. Como es ingenuo exculpar a Estados Unidos y a todas sus presidencias, que no han logrado establecer una política inteligente en relación con Cuba y han propiciado la permanencia de Prostitutas la habana novelas sobre prostitutas en el poder. Todos son jóvenes entre los 17 y los 30 años, la mayoría provenientes de la zona oriental de la isla donde existen menos oportunidades para el desarrollo personal. Yo escribo de esos males, no para criticar; escribo de eso estudiantes prostitutas sexo seguro con prostitutas vivo en esos barrios y sufro esas cosas, y como soy un escritor realista no puedo escribir de otro modo. En enero deluego de cumplir la mitad de una condena de cuatro meses por 54 cargos de posesión de pornografía infantil, Glitter, que en la actualidad reside en España, manifestó que podría trasladarse a vivir en Cuba, con lo que La Habana no sólo se mostró complacida sino que lo invitó a hacerlo.

0 thoughts on “Prostitutas la habana novelas sobre prostitutas

Leave a Comment